¿Quién ha provocado la dimisión de Berlusconi?

Grecia: la salida del euro y el ejemplo de Argentina
28 noviembre, 2011
És bon moment per vendre o comprar pisos (I)
18 diciembre, 2011

¿Quién ha provocado la dimisión de Berlusconi?

El pasado martes, algunos analistas indicaban que los mercados financieros habían provocado el anuncio de dimisión de Berlusconi. Aunque les reconozco un gran poder e influencia, considero que no poseen la suficiente para hacer caer al presidente del gobierno de una de las principales potencias mundiales. Un político que en las últimas semanas no había hecho nada diferente de lo que llevaba haciendo durante años.

El asesino político de Berlusconi ha sido el BCE. El arma del crimen ha sido su premeditada desidia, es decir, su escasa intervención en el mercado de deuda pública italiana. Últimamente, no la ha adquirido en la cuantía suficiente. Por tanto, ha permitido que su prima al riesgo superase los 500 puntos básicos (el 5%). En algunos momentos, su rentabilidad ha llegado a situarse por encima del 7%, un nivel que complica notoriamente conseguir a la vez un significativo crecimiento económico y continuar pagando los intereses de la deuda.

No obstante, la autora intelectual de su muerte política creo que ha sido Angela Merkel, con el consentimiento de Sarkozy. Indiscutiblemente, si algunas semanas atrás hubiera contado en el Congreso con los apoyos suficientes para aprobar las medidas que le demandaban, ahora sólo estaría herido. Probablemente, de muerte, pero su desaparición política no sería instantánea. Hasta hace poco, un ejemplo de disciplina fue Papandreu. Su final no ha sido mejor que el de Berlusconi.

Detrás de esta historia, hay una pregunta: ¿por qué no ha comprado más deuda pública italiana el BCE? Por temor a generar una elevada futura inflación. Increíblemente, numerosos políticos alemanes y algunos economistas ortodoxos piensan que ahora existe el riesgo de que un súbito incremento de la velocidad de circulación del dinero, generado por un gran aumento de la confianza de familias y empresas (????), dispare al alza la inflación. Desde mi perspectiva, una posibilidad inexistente, dada la gran restricción de crédito actual.

En todos los pueblos, la historia importa y mucho. No obstante, posiblemente afecte a su pensamiento actual más a los ciudadanos alemanes que a cualesquiera otros. Debido a ello, la creencia de que la hiperinflación de finales de la década de los 20 fue una de las causas de la llegada de Hitler al poder, hace que sus dirigentes sean en materia de inflación excesivamente precavidos y algunas veces la vean donde no la hay.

En resumen, esta semana hemos asistido en Europa a un despropósito más: poner a Italia al borde del rescate económico. En los 90, la mayoría de los políticos europeos creía que era impensable una UME sin el país transalpino. Por eso nadie se opuso al establecimiento de un impuesto transitorio para reducir el déficit público al nivel del 3% del PIB. En 2011 sigue siendo así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *