La Independencia en Cataluña es un brindis al sol de los que no quieren perder privilegios

¿Es viable, financieramente, una Cataluña independiente?
14 septiembre, 2017
Un relato de la desigualdad en España
19 septiembre, 2017

La Independencia en Cataluña es un brindis al sol de los que no quieren perder privilegios

Según el profesor de teoría económica en la Universidad de Barcelona (UB), Gonzalo Bernardos, “La culpa de la actual situación la tienen Felipe González, Aznar, Zapatero… todos sabían que la ‘debilidad’ de Jordi Pujol no era Cataluña, sino su familia. Y, cómo le iba bien con su ‘debilidad’, nunca proclamaría la independencia”. Desde esa seguridad se le permitieron muchas cosas y de ahí nació toda una mitología sobre la historia real que ha derivado en un supremacismo preocupante. Mariano Rajoy, según Bernardos, ha puesto el colofón de oro al independentismo con su estrategia de conseguir votos de los españoles a costa de Cataluña.

Ante la cuestión sobre si es viable una independencia para Cataluña el profesor Bernardos afirma que “todos los países gozan de esa viabilidad”, pero argumenta, largo y tendido, que no es posible una independencia financiera. Cataluña no tiene capacidad de recaudar impuestos, y esta aventura independentistas parece responder más bien a la necesidad de una clase política de mantener sus privilegios alineándose con la indignación ciudadana, que a una exigencia de país acompañada de una estrategia viable.

Los políticos se jactan de que Cataluña tiene un superávit comercial de 16.000 millones de euros, pero depende de un comercio con España que se vería reducido con la segregación. El Superávit menguaria.

Los efectos inmediatos de la salida de España serían demoledores para el nivel de vida y el bienestar de los ciudadanos catalanes, que se verían empobrecidos en un 25% o un 30% debido a la devaluación de una moneda propia, a cuya creación debería recurrir el nuevo país debido a la estampida de algunas empresas y a la restricción del crédito bancario debido a la incertidumbre. La transición, según Gonzalo Bernardos, sería larga y durísima.

Lo cierto es que aunque los mercados internacionales no se creen que Cataluña vaya a proclamar su independencia como país, al menos en el corto y medio plazo, el bono catalán, según las agencias de calificación, es “bono basura”. Solo apto para especuladores; y los especuladores quieren cobrar tipos de interés muy altos.

leer más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *