Grecia: la salida del euro y el ejemplo de Argentina

Agencias inmobiliarias: ¿Por qué espantan a la demanda de viviendas?
25 noviembre, 2011
¿Quién ha provocado la dimisión de Berlusconi?
2 diciembre, 2011

Grecia: la salida del euro y el ejemplo de Argentina

En la última cumbre, los líderes europeos volvieron a errar en su diagnóstico. El resultado: la UME está un poco más cerca del abismo. El principal problema de Grecia no es su elevada y creciente deuda pública, sino su falta de competitividad. Aquélla es en gran medida el resultado de ésta. Una vez más, han confundido una consecuencia con la causa del problema.

La entrada en la zona euro conllevó para la economía helena dos principales repercusiones: una abundante y barata financiación extranjera y la renuncia a la moneda nacional. La elevada disponibilidad de fondos financió una política populista, generadora de un sobredimensionado sector público y de un gran aumento de las prestaciones sociales. Las reformas estructurales fueron prácticamente inexistentes y el constante diferencial de inflación acabo hundiendo la escasa competitividad que poseía el país. En 2009, Grecia era el país que vivía más por encima de las posibilidades de la UME.

En este contexto, es muy probable que un intenso ajuste económico conduzca a corto plazo a una gran recesión, no permita recuperar al país la suficiente competitividad y genere un estallido popular. Es decir, conlleve una crisis social y económica. Ambas tuvieron lugar en Argentina hace una década. La primera provocó la dimisión del presidente De la Rúa (finales de 2001), la segunda supuso una elevada caída del PIB (un 10,9% en 2002). Fueron el resultado de una política económica basada en el mantenimiento del tipo de cambio del peso respecto al dólar, un elevado tipo de interés real y una contracción del gasto público.

Dado el precedente argentino, creo que la mejor opción para Grecia sería la salida de la UME y la aparición de una nueva dracma cuyo valor sería aproximadamente la mitad que el del euro. No creo que la población sea capaz de resistir pacíficamente el aumento del paro, la reducción de prestaciones sociales y de salarios nominales que comportaría el proceso de ajuste. Éste, después de un considerable período y con grandes costes sociales y políticos, conseguiría lo mismo que la devaluación en un solo día: la recuperación de la competitividad perdida. Aunque tarde, Papandreu se ha dado cuenta. Por eso, convoco el referéndum. No obstante, su escasa credibilidad interna, mermada por la realización de continuos infructuosos ajustes, le ha impedido liderar el proceso.

Creo que a Grecia le irá mejor fuera que dentro de la UME. Así le pasó a Argentina cuando decidió desvincular el peso del dólar. Aunque declaró temporalmente el impago de su deuda pública y estableció un corralito, en el año 2003 su PIB ya crecía un 8,8%. Entre 2006 y 2010, con la ayuda del boom de las materias primas, lo ha hecho en promedio en un 6,7% (más que Brasil). Indiscutiblemente, Argentina no es un ejemplo perfecto, pero si posiblemente un buen espejo donde Grecia debería mirarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *